Sígueme:

viernes, 26 de septiembre de 2008

Cierre

Hola a todos.

Cuando celebraba las 100000 visitas ya comentaba que dudaba que fuera a celebrar otro aniversario más. En el fondo la idea comenzaba a rondar por mi cabeza. Primero fue dejar las noticias, debido a la falta de tiempo y también al cansancio y el hastío, así que me centré en las reseñas.

Fundamentalmente el motivo es que no tengo ganas de seguir con esto, y ha quedado claro cuando tengo cuatro reseñas en espera de ser redactadas, y una preparada para subir imágenes y nunca encuentro ganas para terminarla. El hastío ha llegado también hasta las reseñas.

No se si en un futuro recuperaré las ganas y reabriré el blog, aunque ya os digo que no voy a eliminarlo, las reseñas que ya están subidas que se queden, que lo mismo pueden servir de ayuda a alguien que esté buscando información de alguna serie o película.

A muchos de vosotros os he conocido a partir de este sitio, entré en Mision Tokyo, he descubierto muchos blogs interesantes y en mayor o menor medida, a las personas que están detrás. Posiblemente ha sido lo mejor de toda esta aventura. Por último aclarar que el otro blog que tengo sí seguirá abierto (al menos por ahora, aunque ya os digo que no es de manga y anime o de reseñas), y que podéis leerlo en esta dirección, por si a alguien le parece interesante.

Muchas gracias a todos por leerme este tiempo :)

Un saludo.

martes, 16 de septiembre de 2008

School Rumble

School Rumble es la serie que ha dado popularidad a Jin Kobayashi, un joven mangaka que ganó el Rookie Award de la Shônen Magazine en 2001, abriéndole las puertas en 2002 a la publicación de School Rumble en las páginas de dicha revista, donde se ha mantenido hasta hace unas semanas.

Personalmente conocí el manga a través del anime; allá por 2004, cuando me estaba reenganchando a las series japonesas después de un largo periodo de sequía, me encontré con una serie que tras un comienzo un tanto flojo empezó a crecer a base de gags y parodias muy hilarantes: la historia trataba sobre un macarra que vuelve al instituto para conquistar a la chica que le gusta, que es en exceso inocente. Pero a esta chica le gusta otro, un chico callado que apenas destaca, formando así una historia donde todos van detrás de alguien distinto.

El trabajo de los seiyûs era excepcional, y la diversidad de personajes y las situaciones me parecían muy divertidas, así que me enganchó.


Poco después de terminar la primera temporada me pasé al manga (que ahora estoy comprando a Norma), y me sorprendió el dibujo tan peculiar de Kobayashi, me pareció muy ochentero en muchas escenas por la forma de dibujar a los personajes en los gags, y la forma de sombrear. El dibujo no llama especialmente la atención, pero hay algunos momentos en los que el autor se esmera más y salen dibujos bastante buenos, parece clara así la intención de enfatizar el aspecto cómico de la serie con personajes deformados y sencillos.


Sin embargo el dibujo no es el fuerte de esta serie, sino sus personajes; uno de los aciertos que tuvo el autor al principio de School Rumble fue diversificar de una forma amplísima el elenco de secundarios, algo que en mi opinión ha jugado posteriormente en su contra, pero que en su momento fue un soplo de aire fresco a una trama que se antojaba bastante definida y marcada en lo que respecta al triángulo amoroso de partida, y que luego se antojó un cúmulo de parodias y momentos surrealistas e hilarantes sin igual.

School Rumble
nos introduce a uno de los mejores personajes que he visto en mucho tiempo, Harima: sus gansadas, meteduras de pata, bravuconadas y pifias me han hecho reír muchísimo. La serie alcanza en sus primeros 10-12 tomos su mejor momento.
Pero no estaba exenta de fallos. Tenemos una comedia romántica llena de malentendidos, y queremos que la historia nos dure lo máximo posible: la solución se encontró en ir reiniciando periódicamente la trama, de forma que cuando parece que hay un desarrollo argumental un poco más serio de lo habitual (la parte romántica, básicamente) que va a hacer evolucionar la serie en un sentido, el autor termina abruptamente esta línea y lleva a la serie a un estado práticamente idéntido al de partida. Ver varias situaciones iguales así puede llevar al lector a frustrarse tras ver que la serie no conduce a ningún sitio, como fue mi caso al menos.

A esta situación también contribuyó el exceso de personajes, como comentaba antes; si bien esto
jugó a favor al principio, puesto que en mi caso no me gustaba mucho la protagonista, Tenma, al final había tantos que sus historias no se desarrollan bien, o quedan directamente en el aire, o nos encontramos con un pequeño arco argumental centrado en un secundario que luego no lleva a ningún sitio o peor, no resulta interesante porque estamos deseando volver a los protagonistas.

Así, entre que la serie tenía un ritmo semanal de 9 páginas y que luego después de varias semanas uno comprobaba que no se había avanzado nada, la sensación comenzaba a ser desesperante por momentos. Entramos aquí en la peor etapa de la serie, una fase que creo que dura varios tomos, aunque no por ello deja de tener sus buenos momentos también. La serie recupera el vuelo hacia el final con una trama bastante sorprendente e inesperada (que me encantó), pero eso sí, el remate final me parece bastante horrible y decepcionante.


Haciendo una valoración global, lo cierto es que el final me parece decepcionante porque no es lo que yo esperaba o me gustaría que hubiera ocurrido, pero vista la trayectoria del autor a lo largo de toda la serie no se puede decir que haya traicionado su espíritu.
En líneas generales es una serie interesante y divertida, pero que al principio daba la sensación de apuntar mucho más alto.

Es una serie en la que creo que se podrán apreciar varios defectos (no obstante el autor no tiene mucha experiencia, pero podrá ir puliendo poco a poco algunas cosas), pero también algunas virtudes muy positivas. Al final y valorándola en su conjunto, no creo que pase a la historia o que destaque especialmente entre las series de su género, pero tampoco puedo decir que me arrepienta de su lectura, aunque ese final no me guste nada. Luces y sombras en una comedia romántica desenfadada, por fases extremadamente divertida y llena de excesos, tanto para bien como para mal.


No obstante, tiendo más a ser positivo con ella que negativo. Me ha hecho pasar grandes ratos, y aun en sus momentos de bajón argumental no llegaba a cansarme tanto como lo han hecho otras series, además de tener unos personajes realmente interesantes.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Ciudad de Dios

Ficha en FilmAffinity.

Estoy teniendo bastante suerte, porque las últimas películas que estoy viendo me están pareciendo al menos obras muy notables, cuando no directamente maravillas.

Bien es cierto que soy bastante selectivo con lo que veo, pero también podría llevarme decepciones.
A pesar de las grandes críticas que tenía Ciudad de Dios, pensaba que esta podía ser uno de esos casos; no soy muy de este tipo de películas, no me siento cómodo con este tipo de historias, pero hay que reconocer que es una película fabulosa.

Como no podía ser de otra forma, su visionado es duro. Por una parte en el sentido de que me parece que tiene una narración un tanto espesa, aunque eso bien puede ser mi negativa predisposición al principio; por otra parte, con una historia así la dureza, la crueldad y la sensación de estar ante algo desagradable e incómodo es necesario. Uno más dentro de Ciudad de Dios.


Es asombroso como el reparto, mayormente gente joven o incluso niños soportan de manera tan excepcional el peso de la historia; ésta, dividida en tres etapas claras supone una revisión más del ascenso en el mundo del crimen de una persona que soñaba con ello; como bien dice el cartel, es una fusión de Uno de los Nuestros con El Padrino, pero rodada en Brasil.

La ambientación en Ciudad de Dios está muy bien retratada, vemos el reducido mundo donde están nuestros personajes protagonistas, un pozo aparentemente sin fondo del que nadie parece poder huír, ya que la fama de ese barrio persigue siempre a sus habitantes, marcándoles ante el resto de la sociedad e impidiendo cualquier posibilidad de inserción social. Sólo queda ser un pez grande en el barrio, y si para ello hay que asesinar o violar, se hace; ese es el sueño de chavales de 14 años. Realmente escalofriante la escena del motel.


¿Es posible que alguien pueda escapar de aquí? ¿Hay lugar para la esperanza o está todo perdido? Esta es la incógnita que tendrá que resolver nuestro protagonista, duda a la que expone nada más comenzar la película, y cuyo desenlace no sabremos hasta el mismísimo final, de una fuerza demoledora.


Dura, cruel, realista, terrible, dolorosa e incómoda, Ciudad de Dios es una buena oportunidad para ver otro tiempo de mafia, la de la infancia perdida en una espiral de violencia de la que es muy difícil escapar, pero también la historia de una búsqueda de la ilusión y la esperanza.


Nota: 8.5.

martes, 9 de septiembre de 2008

Una Breve Historia de Casi Todo

Una Breve Historia de Casi Todo, de Bill Bryson, es un libro que da un repaso a toda la ciencia desde sus orígenes.

Se han escrito varios libros de divulgación científica, pero un problema relativamente común es que los autores no se hacen entender por los lectores.

Escritores como Stephen Hawking o Roger Penrose son grandes personalidades en esto de los libros de divulgación, pero sus libros están dedicados a un público muy reducido por lo complejo de su materia y (en mi opinión) un estilo un tanto duro en ocasiones, muy técnico. Esto no sería problema si no fuera porque están etiquetados como libros de divulgación, lo que me hace pensar que su objetivo debería ser llegar al máximo público posible...

Bill Bryson en cambio no es un científico, pero ha conseguido escribir un libro de divulgación que toca todos los campos profundizando lo justo para no resultar duro de leer, llegando al lector de forma mucho más fácil que otros autores.

En Una Breve Historia de Casi Todo, Bill Bryson se sumerge en las distantas ramas de la ciencia, se podría decir que en orden cronológico según los intereses más destacados de las diferentes etapas de la historia de la humanidad, y así nos encontramos capítulos sobre astronomía, geografía, biología, química, física, antropología..., narrando los inicios, los descubrimientos más sobresalientes del campo y algunas anéctodas curiosas de las personas que los llevaron a cabo, lo que sin duda aporta un toque distendido y divertido al conjunto.

Grandes rivalidades, anécdotas varias de diversos genios del mundo de la ciencia, la historia de algunos de los descubrimientos que cambiaron al mundo, la repercusión que tuvieron..., este libro trata estos puntos y sobre todo, de forma amena y entretenida, sin abrumar ni saturar al lector.

Es cierto que se mueve con la ventaja de una profundización suave en las distintas áreas, aunque esto también entraña su dificultad, no es fácil hablar de todo y hacerse entender bien si uno no tiene las cosas claras. Si bien un físico, un biólogo, o un químico por ejemplo encuentren los capítulos de su rama un poco ligeros en su contenido además de no dar nada nuevo, leer anécdotas de aquellos personajes que han tratado durante tantos años (y nunca en ese aspecto) sí es algo curioso, además de profundizar y adquirir un poco de conocimiento general en otras ramas del saber.

Creo que este libro es muy recomendable para todos aquellos que están interesados en el mundo de la ciencia, ya sea como curiosidad o porque sus pasos profesionales se encaminen en esa dirección.

Nota: 8.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Stardust

Ficha en FilmAffinity.

Creo que hacía tiempo que no veía una película fantástica que me gustara tanto como Stardust, de Matthew Vaughn. La historia se basa en una novela gráfica de Neil Gaiman, autor entre otras obras de la conocida serie The Sandman.

Tanto La Brújula Dorada como Cuentos de Terramar me habían dejado algo frío, pero tenías muchas esperanzas puestas en esta película, de la que había llegado a leer que porta ese espíritu tan especial que nos dejó La Princesa Prometida.
Y aunque la cinta de Rob Reiner sigue un peldaño por encima en mi clasificación personal, reconozco que esa afirmación me parece muy justificada. Stardust reúne todos los elementos que hicieron tan grande a aquella, y sabe aprovecharlos muy bien.

Tenemos delante nuestra una sencilla historia, donde nuestro joven protagonista quiere atraer la atención de una muchacha en su pueblo, pero ésta le da largas; sin embargo un día accede a tenerle en cuenta si le consigue una estrella caída del cielo. Y él, para conseguirlo, se adentra en un país lindante al suyo, separado por un muro que nadie puede cruzar. Pero él no es el único que está buscando a la estrella...



Como veis tenemos una historia cuyo planteamiento no destaca especialmente por su originalidad, el mundo de fantasía separado del real, la incursión del protagonista en este mundo y su encuentro con la estrella, personificada en Claire Danes, que originará una peculiar relación, la búsqueda de esta por los malos de la historia...

Sin embargo, este es uno de esos casos donde la sencillez es una de las mejores bazas de la propia historia.
Todo se nos presenta de forma tan natural, tan fluida..., como si fuera lo más normal del mundo, algo conocido por todos. La película va directa al grano, no se anda con rodeos ni rellenando metraje, nos cuenta lo justo y necesario para introducirnos en la historia, nos cuenta lo justo y necesario para darnos un contexto, y todo de una forma muy ligera y amena. No perdemos más tiempo del que se debe en plantear una mitología, toda la película está al servicio de la aventura y del entretenimiento desde principio a fin.


Hablando un poco del aspecto técnico, debo decir que acabé bastante contento. Las interpretaciones de los distintos actores están realmente bien, y es que la película cuenta con un buen reparto, con actores de la talla de Michelle Pfeiffer, Robert de Niro (en un papel magnífico y divertidísimo) o Peter O'Toole, con una Claire Danes que está guapísima y deslumbrante (nunca mejor dicho), o Charlie Cox, que es el protagonista, Tristán, y aunque me parece el más flojo tampoco lo hace mal. La banda sonora de Ilan Eshkeri (al que no había escuchado en la vida) también me gustó mucho, muy adecuada a la película.


Tenemos humor, aventuras, acción, brujas, príncipes malvados, el amor y la ingenuidad, la expresión de los sentimientos más puros, el reencuentro, y sobre todo, puro divertimento que hace que se te pase volando mientras la ves, recordándome la sensación de hace unos 10-15 años cuando disfrutaba con las aventuras de Íñigo Montoya, Wesley y Buttercup, una sensación de diversión e inmersión en la historia realmente importante.

Únicamente destacaría como punto negativo algún detalle al final de la trama que no me terminó de convencer, lo considero un poco forzado y que se podría haber llevado mejor, pero aún así creo que es una película que todo amante del género fantástico debe ver, y no deja de ser un pequeño punto oscuro en una cinta llena de luz.


Nota: 9.

viernes, 29 de agosto de 2008

Descanso

Como habéis podido comprobar, últimamente actualizo poco el blog.

El motivo está en que la semana que viene tengo un examen, de hecho si todo va bien será el último examen para que termine la carrera, así que estoy bastante centrado con él y no estoy dedicando mucho tiempo a preparar reseñas. Ya aviso que hay varias pendientes: El Caballero Oscuro, School Rumble, Stardust, Una Breve Historia de Casi Todo... Vamos, que todavía hay muchas cosas de las que hablar :)

Tampoco encuentro mucho tiempo para visitar vuestros blogs, lo siento. Una vez que pase el examen intentaré recuperar el ritmo que tenía hace unos meses.

Saludos a todos.

martes, 19 de agosto de 2008

WALL-E

Ficha en FilmAffinity.

Antes de irme de vacaciones fui al cine a ver WALL-E, película del estudio Pixar cuya publicidad no hacía más que aumentar mis espectativas y ganas de ver esta presumible maravilla. Y los chicos de Pixar no me han decepcionado, han conseguido colmar unas espectativas muy altas con una película llena de ternura y momentos divertidos.

WALL-E es un robot que, en la futura Tierra, tiene la misión de limpiar la basura acumulada por los seres humanos, que han dejado el planeta lleno de contaminación y desechos. Con el paso del tiempo comienza a forjar una personalidad propia, aunque la soledad a la que está sometido le pesa cada vez más; hasta que un día aterriza una nave espacial y deja a un extraño robot explorador...

Habría mucho de lo que hablar sobre esta película. La factura técnica es una maravilla, rayando la animación a un nivel altísimo, con una fluidez, unos planos y unos escenarios espectaculares. El mundo post-apocalíptico que nos presentan los chicos de Pixar abruma, los movimientos de todos los personajes son asombrosos e incluso la banda sonora está a un nivel sorprendentemente alto; de hecho creo que es la banda sonora que más me ha gustado de una película de este estudio (sin haber visto Cars o Ratatouille todavía).

Pero lo bueno que tiene esta película es que la animación asombra al principio pero se relega a un plano secundario, justo lo contrario de lo que buscan otras del mismo estilo: aquí nos encontramos absorbidos por la historia, que nos atrapa en su primer arco argumental, manejándose con un ritmo perfecto y construyendo en media hora un mundo perfectamente definido, con un protagonista que se siente sólo en la inmensidad de la Tierra y tiene ante sí una tarea monótona, repetitiva, en la que aparecen pequeños momentos de luz cuando nuestro robot descubre algo que le parece fascinante desde sus inocentes ojos.

La llegada de EVA trastoca la vida de WALL-E. Ella parece ser el primer ser con el que nuestro protagonista puede interactuar "socialmente", y así hará todo lo posible para pasar tiempo con ella. A pesar de su sencillez,no creo que WALL-E decepcione a los adultos, aunque se pueden sacar más o menos las mismas lecturas.

Aparte del obvio mensaje ecologista, la historia es un canto al amor más puro, a la necesidad que siente prácticamente todo ser consciente de su propia existencia de relacionarse con un igual, de interactuar, de mostrar, de hablar y escuchar, de sacrificarse y darlo todo por aquellas personas especiales..., todo ello sin resultar empalagoso o infantiloide, con un toque tremendamente tierno y que nos deja con una sensación muy cálida y agradable.

Aunque el segundo arco argumental me parece ligeramente inferior que el primero, sigue estando fantásticamente bien contado, con un ritmo trepidante como requiere el momento, guiños al cine de ciencia-ficción clásico y un buen desenlace, con un final precioso.

Parece mentira que dos robots que apenas hablan y están animados por ordenador transmitan tanto o más que muchos actores del panorama actual, pero así es. Pixar se ha vuelto a superar, creando la que para mi es hasta ahora su mejor obra, una película que trasciende la etiqueta de cine de animación para convertirse en Cine.

Nota: 9.5.

Spoilers en los comentarios.

viernes, 8 de agosto de 2008

Dogashi Kaden!

Dogashi Kaden! es el estreno más reciente de la Shônen Jump... y ya la he abandonado. La serie comenzó en el número 27 de este año, y el autor es Hamada Kosuke, que hasta ahora había publicado un par de one-shots para la Akamaru Jump (debutando en 2006) y uno para la Shônen Jump el año pasado.

Esta va a ser una reseña corta, básicamente porque no tengo mucho que decir. Reconozco que no he leído mucho, sólo seis capítulos, pero aún así creo que no me iba a gustar el desarrollo de la serie, dada la trayectoria que iba llevando.

Sinceramente (y aunque es obvio, lo digo expresamente: esto es mi impresión personal), no se qué les pasa a los japoneses con las series deportivas, pero abusan una y otra vez de los mismos esquemas, que encuentro particularmente cansinos.

Salvando Hikaru no Go, que es diferente por su mismo planteamiento al resto de series deportivas que he leído, y a Hajime no Ippo, ahora mismo todas las que recuerdo tienen una estructura muy similar. Uno de estos puntos es meter fantasmadas y sobradas que desafían las leyes de la Física cuando se supone que la acción se sitúa en un mundo realista, y no hay cosa que me descoloque más en una serie.


Además, cuando se nos presenta una serie deportiva parece que se nos presentan dos opciones: o el protagonista es muy muy bueno (Prince of Tennis, Campeones...) o muy muy malo pero con un talento especial y escondido, que unos pocos saben ver y cuya evolución llevará al equipo a estar entre los más grandes. Dogashi Kaden! es de estas últimas.

Su planteamiento (y su habilidad, de hecho) ya me resultaron muy parecidas a Eyeshield 21 cuando comencé a leerla, y algunos detalles más acentuaron una sensación de estar ante un desfile de tópicos del género en muy pocas páginas.
El principal motivo de que dejara la serie es porque tras seis capítulos veía que no acababa de arrancar: en esos capítulos todavía estamos probando al protagonista para ver si merece o no jugar en el equipo, y cuando unos dan el visto bueno tras una prueba, otros quieren hacer la suya. Excesivo e innecesario, a mi modo de ver. No se va a ningún lado, los personajes me caen mayormente mal, no empatizo con ellos.

Además tenemos a la manager que sabe reconocer el potencial del chaval, algunos malentendidos, unos veteranos que van de estrellas y rechazan a los novatos, las pertinentes demostraciones de habilidad por parte del protagonista y el asombro general del resto de personas presentes... En fin, ya sabéis.

El dibujo está bien, un diseño sencillo y limpio, las escenas de acción están bien resueltas, así que nada que objetar.
Puede que luego resulte entretenida, puede que mejore y que incluye elementos originales..., pero no lo creo.

No hay nada malo en seguir los esquemas típicos de un shônen, siempre y cuando tengas la habilidad para disimularlo, pero creo que éste no es ni será el caso. Ojo, la serie no es horrible ni nada de eso, pero tengo muchas otras pendientes como para seguir una que no me convence. Dogashi Kaden! parece que tampoco tiene de su lado a los lectores nipones, y ya está en las últimas posiciones de la revista una vez que ha salido del ranking prefijado, por lo que es de esperar que si sigue así sea de las primeras en ser canceladas en la siguiente remesa de cambios.

martes, 5 de agosto de 2008

Crying out Love, in the Center of the World (Sekai no chûshin de, ai o sakebu)

Ficha en FilmAffinity.

Ración de cine oriental, que hacía tiempo que no veía nada. La elegida en esta ocasión ha sido Crying out Love, in the Center of the World, una película basada en una novela de mismo título, y de la que también se hizo una adaptación a serie de televisión, si no recuerdo mal. Yo voy a hablaros de la película.

Sakutaro lleva una vida normal. Está a punto de casarse con Ritsuko, y van a mudarse; un día, Ritsuko encuentra una cinta de casette y al ponerla y reconocer la voz se va, dejando una nota a Sakutaro. Éste la ve por accidente en la televisión, reconoce el sitio donde está y los recuerdos le asaltan...


Este es otro drama oriental, triste y melancólico, de los que tantos han salido en Corea últimamente, pero Japón demuestra que también es un terreno en el que se pueden manejar bien.


Me ha parecido una película bonita, aunque no redonda, y el problema está en el propio flashback en sí mismo.
Esta estructura de mostrarnos un drama desarrollando gran parte de la historia mediante un largo flashback y las consecuencias que tiene en el presente ya la he visto en diversas películas, así que ya no tiene efecto sorpresa ni impresiona tanto como las primeras veces.

Pero este no es el problema, el problema es que el flashback es tan rematadamente bonito y está
contado tan bien, con tanta dulzura, que no queremos volver al presente. En el pasado encontramos lo mejor en todos los sentidos: aquí tenemos la raíz de todo el problema, se nos presenta la mejor parte de la historia y tenemos las mejores interpretaciones, especialmente la de una Masami Nagasawa que está radiante.

Sin embargo la película se hace un poco larga. Esta impresión la tengo porque el flashback acaba lógicamente antes del final, y el presente no me parece tan interesante como todo lo que se ha contado de antes, además de que no se ha profundizado tanto en la situación actual como para que podamos empatizar con ella.


También tenemos cierto detalle argumental que puede resultar algo forzada: unos lo encontrarán curioso y que cierra el círculo de forma correcta, pero otros se sentirán algo decepcionados por esa forma de entrelazar la historia. Yo todavía no se muy bien dónde encuadrarme, porque si bien ha sido algo que no me ha convencido mucho, lo encuentro totalmente plausible, pero siempre y cuando se hubiera profundizado un poco más, y no que tal y como está contado puede parecer que está metido con calzador.

La película da también un claro mensaje en favor de la propia superación (psicológica en este caso), y apuesta por un mensaje optimista. Sin embargo como esto sucede al final en la parte menos interesante tampoco me pareció especialmente interesante.

Los que seáis muy sensibles id preparando los pañuelos, porque hay drama y de los gordos. Por tanto, esto es algo que echará a mucha gente para atrás: esta película es un dramón muy intenso, con todo lo que ello implica, y que merece la pena especialmente por el precioso flashback que contiene, pero lo demás flojea y ensombrece un poco el conjunto. A pesar de todo es una película bonita e interesante para todo aquel que guste de este tipo de cine.

Nota: 7.5.

miércoles, 30 de julio de 2008

Hikaru no Go

Hace unos días publiqué en Mision Tokyo un artículo especial sobre Hikaru no Go, con motivo del 40º aniversario de la Shonen Jump. Si no lo habéis leído, lo tenéis en este enlace.

No hace falta decir que Hikaru no Go es una de mis series favoritas, un shonen excelente y una auténtica pena que no esté licenciado todavía, a ver si pronto le ponen remedio a eso. Espero que os guste el artículo.



Nota: 9.

viernes, 25 de julio de 2008

Druaga no Tou: the Aegis of Uruk

Serie de fantasía recientemente finalizada por el estudio Gonzo, emitida en Japón entre abril y junio del 2008 y que cuenta con un total de 12 episodios, aunque en el último de ellos se ha anunciado la continuación.

El estudio Gonzo tiene tradición por ser uno de los más irregulares; son capaces de hacer grandes animaciones, pero a la vez pueden mostrar episodios realmente horribles donde apenas se reconocen las caras de los personajes. En esta serie afortunadamente se mantiene un nivel casi constante, con la excepción de algún episodio, aunque creo que no llega a extremos esperpénticos.


Comencé a ver esta serie interesado por la trama fantástica, como no podía ser de otra forma, y sin esperarme mucho me encontré con un episodio primero realmente mítico y tremendamente divertido, cosa que me sorprendió muchísimo y para bien. Es un comienzo que narrativamente no cuenta nada, pero que demostraba una declaración de intenciones de no tomarse muy en serio; y eso me gustó, ya que aportaba así algo distinto a la previsiblemente típica trama que contendría.


Druaga no es una serie excepcional dentro del género: aporta todos los clichés típicos de los
mundos de fantasía, ya sea en sus personajes (guerrero, magos, arqueros...) como en el propósito (derrotar a un dios malvado que ha vuelto, etc.), pero como digo aporta un sentido del humor que se hace palpable en el primer episodio y posteriorme en otro episodio sensacional, con algunas perlas más esparcidas. Aporta también una especie de añoranza por los videojuegos, que le da un toque muy cercano.

Fundamentalmente, creo que está bien planteada la historia porque consigue atraer la atención del espectador con su humor para luego irle introduciendo en la historia seria, que si bien no es nada del otro mundo tampoco está mal ni se hace pesada, por lo que queda un conjunto resultón, y eso ya es suficiente dentro de lo cargado que está el género.


Podéis esperar combates contra diferentes tipos de monstruos, diversas alianzas, demonios, un mundo algo limitado (porque prácticamente se reduce a la torre en sí misma) y unos personajes estereotipados pero que caen bastante bien. La serie tampoco se corta en algunos aspectos, lo que le da realismo a la historia.

Sin que sea una revolución dentro del anime de espada y brujería, La Torre de Druaga es un entretenimiento decente, de corta duración, por lo que se ve rápido y no cansa, y algunos puntazos cómicos realmente divertidos. No creo que enamore, pero tampoco que decepcione a nadie, y es posible que os deje con interés por la segunda temporada, como ha sido mi caso.


Nota: 7.5.

lunes, 21 de julio de 2008

Meme | Felicidad

Moe me ha pasado este meme, así que vamos allá, "copipasteo" (toma palabro) las reglas de su blog:
Las reglas son:
- Escribir seis cosas sin importancia que nos hagan felices.
- Poner el enlace de la persona que nos ha elegido.
- Poner las reglas en el blog.
- Elegir seis personas para continuar el desafío.
- Avisar a esas personas y dejar un comentario en sus blogs.

Bien, las seis cosas mías (lo primero que se me ha ocurrido) serían, sin ningún orden especial:
  • Resolver un problema que me ha estado dando la tabarra horas.
  • Hacer turismo.
  • Acordarme del crêpe que me tomé en Jerez de los Caballeros hace dos domingos. Amigos, el crêpe más rico del mundo, en serio.
  • Ir a cenar al japonés de la ciudad, aunque la felicidad disminuye ligeramente al ver la cuenta.
  • Comprar manga, libros, DVDs, figuras, enreos...
  • La simetría... Es coña, pero ver como tengo el cuarto ordenado y clasificado sí me alegra ^_^U
Sin saber si se lo han pasado ya o no, le cedo el turno a: Himeko, Bambú, Culgan, Orenji, Radix y Naerys.

jueves, 17 de julio de 2008

House - Temporada 3

Me ha costado lo suyo (cuestión de tiempo y que son varias series a seguir, nada relacionado con la serie en sí misma), pero al final terminé de ver la tercera temporada de House.


Los guionistas siguen optando por un planteamiento idéntico al de anteriores temporadas, consistente en una pequeña minitrama que afecta a House directamente y en otra trama de fondo que se va tocando un poco cada capítulo. En esta toma gran importancia.

En el primer caso, tenemos en esta temporada la saga de Tritter, interesante, angustiosa y entretenida; además, siempre es un placer ver actuar a David Morse, me encanta este hombre. En el segundo, tenemos una apuesta arriesgada pero inteligente de cara a la próxima temporada, ya que el bloque de protagonistas se ve alterado.

En el aspecto técnico, actuaciones y variedad de casos tengo la misma impresión que en las dos primeras temporadas, la serie se desenvuelve bastante bien, no encuentro episodios aburridos y los casos me parecen interesantes.

También tenemos episodios especialmente buenos, de los que me quedo con el séptimo (Son of a Coma Guy), el duodécimo (One Day, One Room), el decimoséptimo (Fetal Position) y el vigésimoprimero (Family). La historia, la emotividad y el desarrollo que se consigue en estos episodios está por encima del resto.

House sigue ofreciendo más de lo mismo a sus seguidores, por lo que la reacción está clara: los que busquen más dinamismo se terminarán cansando de la serie, puesto que no dejan de ser episodios muy parecidos en cuanto al esquema a seguir, sustentados por los comentarios de House; pero también es cierto que cada episodio (apreciación personal, claro está) es realmente entretenido (y algunos son realmente magníficos) y se agradecen las pinceladas de historia y profundidad que aparecen de vez en cuando, por lo que la serie me sigue pareciendo gustando.

La finale de esta temporada, sin ser tan impactante como las dos anteriores, es una apuesta interesante de cara al futuro, optando por un mayor dinamismo mediante cambios. Ahora tendré que ver qué tal le sale la jugada.

viernes, 11 de julio de 2008

Uno de los Nuestros

Ficha en FilmAffinity.

No soy muy fan de Martin Scorsese. Hasta ahora no me había dado motivos para serlo, ya que Gangs of New York me pareció un plomo considerable y El Aviador una película correcta pero excesivamente lenta. Puede que no haya escogido buenas obras suyas para iniciarme, y después de ver Uno de los Nuestros esa impresión se reafirma un tanto.

Esta es la historia de la ascensión dentro de la mafia de Henry Hill, un muchacho de padre irlandés que ya a los 13 años desiste del colegio porque quiere el respeto que se consigue formando parte de la banda de Paul Cicero, que controla la zona. Así, irá haciendo pequeños trabajos, adentrándose cada vez más en el mundo del crimen.

A pesar de durar más de dos horas (algo constante en lo que he visto de Scorsese) no se me ha hecho pesada y no acusa ningún bajón considerable, constantemente ocurre algo y además, es algo entretenido, que es lo que importa.

Ray Liotta consigue atraer sobre sí muy bien la atención que requiere al ser el protagonista de la historia, acompañado por otros actores que también hacen un buen papel, como Robert de Niro (aunque sigo pensando que este hombre no sabe llorar, al menos por las películas que le he visto), que está francamente bien en el papel de Jimmy Conway, o Joe Pesci, al que recordaba de Sólo en Casa (menudo cambio).

Técnicamente no hay mucho que objetar, creo que Scorsese lo hace muy bien y sobre todo, el defecto que le achaco a las otras dos cintas más recientes, la espesura en la narración, aquí no está presente. Se profundiza muy bien en la vida y obra del grupo de mafiosos, centrándose en Henry (Ray Liotta), al que veremos crecer y meterse más y más desde que era un chaval que hacía sus primeros recados aparcando coches.

Durante gran parte de la película, se nos presenta un mundo amigable, casi divertido y romántico, muchos contactos y obras de teatro, copas con los amigos, pequeños robos aquí y allá... Una imagen que contrasta mucho con la segunda parte, donde la ambición, la venganza, la pérdida de la compostura y los baños de sangre hacen acto de presencia. La otra cara del mundo del crimen. Nuestro protagonista aprenderá que no todo es tan bonito como parece, que además de ese romanticismo tan presente al principio existe un lado sórdido y cruel; la transición de ambas partes está muy bien lograda.

Uno de los Nuestros
es una película que me ha gustado mucho, entretenida, con un ritmo ágil (para mi sorprendente visto lo que había visto de Scorsese) y con una historia muy interesante de mafiosos, bien construida. Si os ha pasado como a mi y Scorsese os ha entrado mal, esta puede ser una buena ocasión para darle otra oportunidad, y desde luego, una buena elección para pasar una buena tarde de cine.

Nota: 8.

lunes, 7 de julio de 2008

Zoku Sayonara Zetsubou sensei

Hace un tiempo reseñaba la serie Sayonara Zetsubou sensei, serie que duró 12 episodios pero que ha contado con una segunda temporada de 13, que es la que ahora nos ocupa. La historia sigue girando en torno al grupo de alumnos de Zetsubou sensei, un profesor tremendamente deprimente con tendencias suicidas, que enseña a sus alumnos lo dura que es la vida y todo lo que va mal en la sociedad actual.

Esta temporada se estrenó en enero de este año y la animación sigue corriendo a cargo del estudio SHAFT. Realmente y a pesar del espaciado temporal entre ambas temporadas, ambas podrían haberse fusionado y emitirse los 25 episodios seguidos y no notaríamos nada.

Con esto quiero decir que Zoku Sayonara Zetsubou sensei es una continuación directa de la anterior, donde la única diferencia es que ahora ya conocemos a casi todos los personajes, a excepción de la "chica normal", que es de las mejores cosas de la temporada.

Y al ser una continuación directa, guarda los mismos defectos y virtudes que su predecesora: la serie es una sucesión apabullante de gags y críticas sociales, que en algumos momentos llega a ser realmente abrumadora y donde es imposible prestar atención a todo lo que nos muestra.

No me convence la evolución de alguno de los personajes, como Chiri, así como el poco juego que dan otros en esta temporada, como Kaere o la chica acosadora, aunque es cierto que en general, como los personajes ya están presentados no hace falta darles tanto protagonismo individual, pero me gustaría ver algo más de ellos.

La animación también tiene algunos altibajos apreciables en ciertos episodios, y tampoco me parece que hagan un alarde de técnica, aunque suele ser una animación sobria y con una paleta de colores diferente, acompañados por una buena banda sonora.

A su vez, la crítica que muestra Zetsubou sensei nos hace reflexionar más de una vez, y es realmente admirable que en cada capítulo se saque algo de la manga a lo que meterle mano. También tiene momentos de extremado surrealismo, que pueden desquiciar a más de uno: como ejemplo, el miniepisodio del Comodoro Perry.

Zoku Sayonara Zetsubou sensei es una serie extraña, surrealista, hilarante y desmedida en cuanto a la cantidad de gags que ofrece. Es de obligatorio visionado para los que disfrutaron con la primera temporada, pero si no fue así no merece la pena seguir con esta. Para mi, sigue siendo una de las buenas, aportando frescura al panorama del anime japonés.

Nota: 8.

martes, 1 de julio de 2008

The Big Bang Theory - Temporada 1

The Big Bang Theory es una serie recientemente estrenada en Estados Unidos, donde se ha emitido hasta la fecha únicamente la primera temporada, entre septiembre del 2007 y mayo del 2008, acumulando un total de 17 episodios.


Comencé a verla por su planteamiento, tremendamente nerd, en la misma línea que The I.T. Crowd: la historia se desarrolla en torno a un grupo de 4 amigos (físicos e ingenieros ellos), cuyas vidas se ven trastocadas por la llegada de la guapa vecina, Penny.

Sí, es lo más típico del mundo. El primer episodio es todo un desfile de clichés en cuanto al diseño de personajes (lo más friki y estereotipado que te puedes echar a la cara) y punto de partida, la clásica historia de chica guapa rodeada de bichos raros, entre los cuales uno de ellos (el protagonista) sufre el flechazo de rigor. Pero pese a todo..., se me hizo divertida, supongo que por deformación profesional.

Uno no está acostumbrado a ver series de físicos, así que la curiosidad era inevitable, y realmente hay muchas coñas que van dirigidas a un sector muy específico, chistes que sólo pillas si estás dentro del mundillo.



Si bien comentaba hace poco respecto a Back to You que la huelga de guionistas le había sentado fatal, a esta serie le ha pasado todo lo contrario: quizá sea por la falta de presión de no competir con muchos pesos pesados o con la necesidad de llegar a cierto share, pero a pesar de su dubitativo comienzo, los guionistas fueron cogiendo confianza y planteando cada vez mejores historias.

Así, con tranquilidad, fueron profundizando cada vez más en los personajes secundarios, especialmente Sheldon (sublime el personaje que han creado aquí y muy buena la actuación de Jim Parsons), sus manías y cómo afecta a la convivencia con sus amigos. También supieron redireccionar mejor la historia de Penny, consiguiendo que una premisa típica y manida hasta la saciedad no resultase cansina, e incluso aportaba también buenos momentos de comedia.



Aunque como digo tiene elementos muy específicos de humor, no creo que sea una serie que se restrinja únicamente al sector tecnológico de aficionados. El grupo de personajes es lo suficientemente heterogéneo y las situaciones tan divertidas que posiblemente cualquiera pueda disfrutar de ella.

En cuanto a evolución, realmente no tenemos mucha en esta primera temporada salvo al final, cosa que me sorprendió bastante. Ese también puede ser un punto negativo para los que busquen una cierta continuidad: la serie puede pecar de ser una constante sucesión de gags frikis que no llevan a ninguna parte a los personajes. Tampoco hay que olvidar que estamos en una sit-com, y parece que han apostado más por la parte cómica que la dramática, lo que ha mi juicio ha sido una buena decisión.

No digo que sea la mejor comedia del mundo, y desde luego el factor friki que tiene puede ser un arma de doble filo..., pero a mi me ha resultado una serie encantadoramente divertida, ya estoy deseando ver la segunda temporada.

miércoles, 25 de junio de 2008

El Incidente (The Happening)

Ficha en FilmAffinity.

Shyamalan lo ha vuelto a hacer. Si pensáis que me refiero a una buena película (que me lo parece), no, no es eso. Ha vuelto a dividir a la crítica en dos bandos muy polarizados. Está claro que este director no deja a nadie indiferente.

Consiguió el reconocimiento casi mundial por
El Sexto Sentido (curiosamente, su película que menos me gusta), pero a partir de ahí la gente cada vez se ha ido dividiendo más y más, sobre todo tras Señales. Parece que el indio se va quedando cada vez con un grupo más reducido de fieles...

The Happening
, o El Incidente, como está traducida en España, parte de una premisa explotada hasta la saciedad en el cine catastrófico, pero con un punto más siniestro: algo está haciendo que la gente se suicide, de forma totalmente repentina, sin saber por qué.

No se puede negar que el comienzo es sugerente, y los primeros minutos de la cinta, con una sucesión de escenas inquietantes mostrando las muertes de forma mucho más explícita de lo que es habitual en él, refuerzan esta sensación.


Salvando este detalle, por lo demás me parece una película muy en la línea de su cine: protagonistas en crisis personales que se ven envueltos en una crisis global, que afecta a la resolución de su crisis particular; además, los planos y los diálogos van también en la misma línea de siempre.


Sin embargo, he de reconocer que encuentro a esta película inferior a obras como
La Joven del Agua (precioso cuento fantástico) o por supuesto El Protegido (su mejor película, para mi gusto), y creo que se encuentra un poco lastrada por los actores protagonistas. Sin que me parezca que lo hagan tan mal como he leído en muchas críticas, tampoco me han parecido que estén a la altura de predecesores como Joaquin Phoenix, Paul Giamatti, Bryce Dallas Howard... Les falta un poco de fuerza, lo mismo que a su historia, que aun con sus buenos momentos no me acaba de llenar.

La historia no da lugar a descansos o concesiones, empieza rápidamente con los suicidios y a partir de ahí pasamos de una escena a otra huyendo del mal, con pocos momentos de tranquilidad, que sirven para mostrarnos un poco del desarrollo de los protagonistas. Como viene siendo habitual con este director, hay que estar pendiente de todos los diálogos, ya que juega con dobles sentidos y con metáforas, de forma que una escena que aparentemente no viene a cuento tiene un interés simbólico importante. Magnífica toda la secuencia en la casa de la anciana.


Aunque no considero que sea una cinta tan redonda como anteriores obras, aquí también nos encontramos con escenas muy emotivas y poderosas, como la de la cabaña, los dos niños o en general, la tensión y la sensación de inquietud que este hombre sabe transmitir con esos planos donde esperamos a lo desconocido. Ayuda mucho la banda sonora de Newton Howard, no tan magistral como El Bosque o La Joven del Agua (apreciación personal, dado el toque fantástico de estas, que me llena mucho más), pero creando una atmósfera muy cargada haciéndonos sentir incómodos.


Como dije antes,
Shyamalan está dividiendo cada vez más al público; por ahora, yo me encuentro todavía entre sus seguidores, sigo pensando que este hombre tiene muchas ideas interesantes que ofrecer, y que las muestra con una factura técnica muy buena. Los habrá que piensen todo lo contrario, lo que no deja de ser respetable. En cualquier caso, creo que El Incidente es una película que no puede hacer sentirse engañado a nadie, como ha podido pasar con El Bosque o La Joven del Agua. Si os resultó interesante la historia como para ir a verla, no os la perdáis; no es una maravilla, pero es buena.

Nota: 7.5.

sábado, 21 de junio de 2008

La Fuente de la Vida (The Fountain)

Ficha en FilmAffinity.

Voy a intentar hablaros de esta película. Y digo bien, intentar, porque es una película realmente hipnótica, extraña y fascinante, de la que es difícil comentar algo sin romper la magia que tiene. A pesar de todo, es una película que me reservo de recomendar abiertamente por su propia naturaleza. Vamos a ello.

La Fuente de la Vida es una historia que gira en torno al amor y la muerte, dos temas que podríamos decir que están presentes en todas las vidas a lo largo de toda la historia de la humanidad, y dos temas que se han tratado en infinidad de películas, libros y demás muestras de arte. Sin embargo, aquí se nos presenta de una forma más original, única, visualmente impactante y argumentalmente compleja de lo normal, mediante diversas metáforas y escenarios entrelazados.

Se podría decir que tenemos tres hilos principales: uno situado en el pasado, con conquistadores españoles en plena Centroamérica buscando el Árbol de la Vida, que garantiza la inmortalidad; otro en el presente, donde un hombre lucha por salvar la enfermedad de su mujer, y otro en el futuro, donde tenemos a un astronauta en busca de una lejana estrella. ¿Cómo se pueden aunar estas tres historias tan dispares? La Fuente de la Vida lo consigue mediante una poesía audiovisual preciosa.

Como digo, uno de los temas fundamentales es el amor, y para ello Aronofsky nos presenta a dos personajes, sobre los que gira toda la historia. El resto de secundarios son anecdóticos, todo el peso recae en Hugh Jackman y Rachel Weisz, que están inmensos, sobre todo el primero. El amor de nuestros personajes se ve golpeado por la sombra de la muerte, el otro tema sobre el que gira la historia. Inevitable, terrible. Él no puede ni quiere aceptarlo, por lo que luchará por todos los medios para evitar perder a su esposa.

Es complicado contar algo más sin destripar la esencia misma de la cinta, así que me voy a contener por si alguien está interesado en verla. El director se adentra en la lucha interior de Tommy (Jackman), hundido por la situación, en busca de una forma de superar el infierno que está viviendo, pese a que su esposa le intenta ir preparando para ello. Nada nuevo, pero es la forma de contarlo lo que hace a esta película tan especial. Ver de esta forma como el protagonista se niega a ver la realidad, cómo pequeñas decisiones pueden afectar tanto, el dolor, la angustia y la aceptación es algo que pocas veces he tenido ocasión de presenciar.

Tenemos una película complicada de seguir y que exige un nivel alto de atención por parte del espectador. Muy alto. Aronofsky no nos da una historia sencilla, nos presenta un puzzle y durante el primer cuarto de hora no sabemos muy bien qué estamos viendo, pero luego toma un rumbo claro y es cuando empezamos a vislumbrar todas las partes del rompecabezas.

Pero el mazazo llega al finalizar la película. Inevitablemente esta película provoca que nos pongamos a pensar, y es entonces cuando nos damos cuenta del efecto de esta historia, nos hace reflexionar sobre lo que nos ha contado y sobre el modo de contarlo, sobre el amor, la muerte y en otro plano, la estética y las formas de narrar. Al final, las piezas comienzan a encajar y empezamos a entender lo que nos quería explicar el director y lo que significa cada escena, aunque puede ser complicado entenderlo todo a la primera; es de esas historias que agradecen un segundo visionado.

Horas después de terminar de verla seguía pensando en ella, manteniéndome totalmente atrapado en su estética, su sensacional banda sonora (Clint Mansell hace un estupendo trabajo) y la forma de presentarnos una desgarradora historia de amor y superación. Ahí es cuando te das cuenta que es arte.

Por cosas como esta creo que es una película sobresaliente, una muestra de que en el cine hay buenas películas, grandes películas y luego el arte en estado puro. Yo encuadro a La Fuente de la Vida en esta última categoría. Por eso mismo, como el arte es tan subjetivo, no me atrevo a recomendársela a todo el mundo: puede que la encontréis insufrible y sin sentido, o puede que encontréis algo realmente hermoso, como fue mi caso. Allá cada uno.

Nota: 10.

martes, 17 de junio de 2008

Hatsukoi Limited

Mizuki Kawashita alcanzó cierto renombre con su anterior obra, Ichigo 100%, publicada en las páginas de la Shonen Jump de Shueisha y alcanzando 19 tomos.

Vista la tendencia de la Shonen Jump, no está nada nada mal. De hecho en esta ocasión no ha podido repetir; o no la han dejado repetir, que sería más acertado decir. Con 32 capítulos y (presumiblemente) cuatro tomos en total, Hatsukoi Limited ha pasado por la revista durando menos de un año. Esta es otra serie de amores estudiantiles, donde la acción se centra en un grupo de estudiantes, amigos entre sí en algunos casos y familiares, cuya vida amorosa empieza a nacer.

Y no era una mala serie. Al menos aportaba un punto de diversidad a una revista donde los shinigamis, los ninjas, los mafiosos y demás competían en sus (interminables en algunos casos) combates. Quizá se enfrentaba directamente a To Love-ru, serie que incluso ha empezado su versión animada recientemente, con buenas ventas en tomos.

Kawashita tiene un dibujo muy agradable; está claro el público al que va dirigida, y mientras todas las chicas son preciosas, prácticamente modelos, los chicos son más normales y desaliñados. En cualquier caso y sin entrar a valorar el diseño de personajes, encuentro su dibujo muy bonito. Y lo que es más sorprendente para lo que podía esperarse, apenas tenía fanservice en su inicio, salvo algunos momentos de vez en cuando.

Esta serie se planteó como una historia coral, donde el peso argumental va recayendo alternativamente en aquellas posibles parejas que nos presenta la autora, desarrollando esos sentimientos mutuos necesarios para que la relación llegue a buen puerto. Aquí es donde tenemos el mayor fallo de la serie: nos introduce a demasiados personajes a la vez, es imposible quedarse con todos, y hay algunos (especialmente los chicos) que son muy fácilmente confundibles debido a un diseño muy parecido. Y llega lo inevitable: la criba.

Nos encontramos que hay algunas parejas que resultan más interesantes que otras, que apenas nos importan, de modo que cuando se centra en ellas, la serie pierde intensidad. De hecho se tuvo que dar cuenta de la situación, porque acabó poniendo notas al margen en mitad del capítulo con unas pequeñas fichas de personajes para ayudarnos a hacer memoria.

Imagino que el editor de la Jump debió notarlo también, porque a partir de cierto punto se nota un cambio en la serie; esta comienza a apresurarse más y a recurrir más al fanservice, como queriendo ganar rápidamente al público, pero no fue suficiente. Yo diría también que no fue el rumbo correcto. En cualquier caso, al menos Kawashita tuvo tiempo de plantear un arco final y cerrar decentemente la historia.

Al final queda una serie entretenida, con un dibujo muy fino, algunos momentos bonitos y buenas intenciones, pero malograda en mi opinión por una mala planificación de la autora en cuanto a la introducción de los personajes.

Pero sobre todo, malograda por una falta de paciencia importante (ya no tan sorprendente, visto lo visto) desde los editores de la Shonen Jump: no la han dejado evolucionar ni preparar mucho el terreno, han sido implacables. Porque no creo que cerrar en cuatro tomos fuese algo pensado por la autora aunque haya podido apañarlo, y aun con sus fallos, no me parecen tan graves como para cerrarla tan pronto.

Nota: 7.

viernes, 13 de junio de 2008

El Número 23

Ficha en FilmAffinity.

Interesante thriller el que nos presenta Joel Schumacher, con un Jim Carrey en uno de sus papeles alejados de la comedia, en la misma línea que ya hizo con El Show de Truman o Man on the Moon, aunque soy consciente de las connotaciones cómicas que pueden tener estas.

Aquí interpreta a un hombre que descubre un libro que narra como el número 23 está presente en todas las facetas de su vida, como si lo persiguiese. Además tiene detalles que parecen describir de forma sorprendente al propio protagonista, lo que provoca su obsesión.

Aunque no me ha parecido una película especialmente buena, El Número 23 ha conseguido atraparme desde el principio con la intriga del juego de los números, tenía curiosidad por saber qué había detrás de todo, qué rumbo iba a tomar la historia; y bueno, lo que sigue es otra historia de fondo más interesante, y que me parece que está en general llevada de forma correcta.

Las actuaciones no son destacables pero no desentonan, los actores están bien en su papel; no es la mejor interpretación seria de Jim Carrey (actor que me encanta), pero está bastante convincente.

Me gustó ese doble juego de interpretaciones con la versión detectivesca, como si fuera un cómic o novela negra recreando el libro, aunque a veces puede romper un poco con la línea de la película.

Realmente no le encuentro muchas pegas, salvo a lo mejor algunas pequeñas trampas argumentales y sobre todo abusar de esa necesidad de explicarlo todo de nuevo con flashback, recordándonos lo que acabamos de ver hace 20 minutos. Es realmente cansino que nos expliquen algo que ya hemos hilado (o deberíamos estar haciendo) o que acaba de pasar hace un rato. Esta parte me pareció la más aburrida, y pienso que deberían haber pasado más rápidamente por ahí, aunque la película hubiera durado menos. Además, no consigue transmitir la tensión necesaria cuando lo requiere.

Tampoco le encuentro cosas especialmente positivas o destacables, es una historia que, sin destacar dentro de su género, me ha entretenido e intrigado mientras la he visto. Seguramente haya películas mejores para ver, pero también las hay mucho peores, pero al menos cumplió bien con su función básica de entretener al espectador.

Nota: 7.

lunes, 9 de junio de 2008

Apocalipsis en el Instituto

Podéis leer mi reseña en Mision Tokyo.

domingo, 8 de junio de 2008

Actualización: etiquetas

Siento no poder ir mejorando las características del blog más rápido, pero estoy en plena recta final de exámenes en la universidad.

En estas semanas he ido etiquetando las entradas antiguas. No lo he hecho con todas, puesto que no le veo sentido a etiquetar las entradas de noticias dada la filosofía actual de este blog, de modo que me he limitado a las reseñas, que están organizadas ya en cine, manga y anime, series de televisión, etc.

En la columna de la derecha tenéis los apartados que os llevarán a las más de 200 reseñas realizadas a lo largo del tiempo que llevo con este blog; mucho tiempo ha pasado desde aquellas primeras reseñas, las cuales veo tan diferentes a las de ahora...

Quizá acabe modificando algo en ellas, como poner por ejemplo una sola categoría para libros, puesto que no son tantas como para tener categorías por año.

Espero que lo encontréis útil. Ya iré añadiendo más cosas :)

miércoles, 4 de junio de 2008

True Tears

True Tears es lo que podríamos decir un culebrón en el sentido tradicional de la palabra, asemejándose a series como Kimi ga Nozomu Eien aunque manteniendo las distancias. Esta última todavía es el mayor dramón que he visto nunca, una serie realmente buena.

Ésta que nos ocupa cuenta con 13 episodios, está producida por el estudio P. A. Works, que hasta ahora había colaborado en otros animes como Darker than Black, y se estrenó en enero de este año. Originalmente era una "visual novel", aunque ésta no era hentai. Conjuntamente se comenzó a editar un manga y un año después se estrenó este anime, aunque por lo visto tiene muy poco que ver con el juego original.


La historia es una muestra más de enredos de instituto, donde el protagoninsta, Shinichirou, se siente atraído por Hiromi, una chica que está acogida en su casa desde que murió su padre. Mientras que en el instituto es una chica activa y sonriente, en casa se muestra bastante melancólica y reservada, y Shinichirou no se atreve a hablar mucho con ella. Para terminar de liar las cosas están Miyokichi (amigo de Shinichirou), la novia de éste, Aiko (que trabaja en una tienda) y Noe, una compañera del instituto.

Este tipo de series centradas en amoríos de instituto corren el riesgo de degenerar hacia un ecchi más o menos currado, pero True Tears no cae en eso. Desde el inicio la serie está impregnada de un aire nostálgico, melancólico, y pronto veremos que cada uno de los protagonistas tiene sus propios problemas, que si bien no son traumáticos sí resultan bastante cercanos por lo cotidiano y comunes que pueden ser.

El protagonista principal, Shinichirou, se comporta de forma parecida (siempre salvando la distancia) que otros personajes de series similares: la falta de decisión de este personaje complicará las cosas y provocará sufrimiento en los demás, a la vez que trata de ganar confianza en sí mismo.

Como punto negativo, algunas partes de la trama me resultan prescindibles o poco desarrolladas, perdidas luego en la historia principal. Por lo que creo, parecen ser los pequeños retazos que quedaban del juego original, según leí de su argumento. También hubiese preferido que la historia hubiera profundizado más en otro de los arcos argumentales en lugar del que sigue, que a fin de cuentas es previsible.

Sin embargo, True Tears trata de forma bastante elegante al amor en varias de sus fases, ya sea un nervioso inicio, el primer beso que llega casi por sorpresa o la dureza de la pérdida, siempre desde un punto de vista muy creíble, realista y cercano. Todo ello acompañado por una animación sobria, sin alardes pero sin bajones de calidad, y una banda sonora bastante buena.

Nota: 7.5.

sábado, 31 de mayo de 2008

Perdidos - Temporada 4

Impresionante.

Los creadores de esta serie siguen subiendo el listón y llevando a Lost (Perdidos) a un nivel aparte del resto de las demás. No voy a soltar ningún comentario revelador, aunque es inevitable que se me escape alguna ligera referencia, avisados quedáis.

En esta cuarta temporada y como viene siendo habitual tenemos varias líneas temporales: por un lado tenemos la isla con todo lo que está sucediendo, quiénes son la gente del barco, etc., por otro lado hay algún flashback ocasional y luego otra línea (del futuro, podríamos decir) mediante la que llenamos el hueco entre lo que sabemos y ese desconcertante final de la temporada anterior.

Estas tres líneas argumentales están llevadas con maestría, de modo que no tenemos ningún capítulo de los que podríamos considerar de relleno. Al ver esta temporada uno tiene la sensación de que cada minuto que está viendo es importante. Cada gesto, cada frase, está cargada de significado; un significado mucho más profundo cuando sabemos algunos detalles del futuro, en virtud a los flashfowards.

Éstos pueden jugar en contra en lo que a efectismo se refiere, en cuanto que ya sabemos qué pasa en el futuro en ciertos momentos, pero aún así quedan algunos recovecos que los guionistas han sabido explotar de maravilla para darnos alguna sorpresa, empezando por todo lo relacionado con los Oceanix-6 y terminando por el hombre del ataúd.

También se sigue explorando en la mitología. Porque no nos olvidemos que Lost ha conseguido construirse un mundo con sus reglas, historia (Dharma, los hostiles, la llegada del 815, las estaciones, los experimentos...) y donde nosotros estamos asistiendo a la recreación de un enorme puzzle, que veremos completo cuando asistamos a la finale de la sexta temporada.

En lo que respecta a la historia, creo que en esta temporada se nos proporciona bastante información, se plantean algunos interrogantes más, pero creo que esos interrogantes no son nuevas tramas, sino partes de tramas ya conocidas que terminarán por entrelazarse. Creo que por primera vez (o una de las pocas veces al menos), tengo la sensación de "ir entendiendo qué está pasando". Es algo parecido a cuando se empieza a levantar la niebla, todavía está borroso pero las cosas comienzan a encajar.

Las interpretaciones son magistrales. Michael Emerson (Ben) se reafirma como uno de los mejores personajes de ficción que he visto nunca, dándonos momentos gloriosos. Los losties siguen en su línea, y hay algunos retornos muy interesantes, acción, drama y romanticismo.

La finale ha sido impresionante. Aún a sabiendas de varios detalles del futuro y no contar con un final tan impactante, nos mantiene en tensión durante todo el episodio e incluso nos proporciona un buen giro de tuerca adicional, que no por previsible deja de ser espectacular.

Ahora sólo falta la larga espera hasta que comience la quinta temporada.

Cuidado: spoilers en los comentarios.

martes, 27 de mayo de 2008

Tormenta de Espadas

Ficha en Leelibros.

Después de Choque de Reyes llega Tormenta de Espadas, el tercer libro de la saga Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin. Como no quiero destripar nada a quien todavía no haya comenzado con esta saga, no comentaré nada aquí que sea excesivamente revelador, aunque es inevitable comentar algunas cosas; tened cuidado con los enlaces, no vaya a ser que leáis algo indebido...

Choque de Reyes nos quedó con un final impresionante, dejándonos sin aliento y con muchas ganas de más, tras cierta batalla importante que finalizaba el libro. Esta tercera parte sigue en la misma línea de los dos anteriores, reposando durante la primera parte lo ocurrido en el anterior libro y preparando los acontecimientos para la segunda mitad.

Y qué acontecimientos... La historia tiene muchos frentes abiertos y hay muchísimos personajes involucrados, pero creo que Martin se maneja bastante bien para tener una historia tan dispersa. Creo que en este libro el Gnomo sigue perdiendo ese protagonismo y ese aire de superioridad que se ganó en el primer libro, aunque lo solventa con un capítulo final tremendo, que deja la historia en un punto muy interesante.

Otros personajes siguen con su camino de redención, gustándome cada vez más por el desarrollo que van adquiriendo, y otros pagan sus errores. Porque aquí, en esta saga, los errores salen muy caros. El capítulo de la boda roja ha sido lo mejor que he leído en muchísimo tiempo, tuve que releerlo otra vez para asegurarme de que lo que había pasado no lo había entendido mal. Glorioso.

Martin no tiene ningún problema en matar personajes o hacerles la vida imposible de diversas formas, por lo que aquí no vale hacer hipótesis (al menos no con todos los personajes), porque te las destroza cuando menos te lo esperas.

Al igual que las anteriores entregas, el ritmo que le imprime el autor es sobresaliente, no hay capítulos aburridos (aunque encontré la parte de Danaerys algo inferior a las otras, por ponerle alguna pega al libro, porque tiene momentos muy buenos también...) y sí hay momentos muy grandes, con sorpresas y desarrollos inesperados. Y sabe jugar muy bien con los tiempos porque, al igual que en los anteriores, nos deja al final con la boca abierta y deseando empezar con el siguiente.

viernes, 23 de mayo de 2008

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal

Ficha en FilmAffinity.

19 años después de La Última Cruzada vuelve Indiana Jones, en una de las películas más esperadas y presumiblemente condenada de antemano de la historia del cine.

Han pasado los años, nuestro querido doctor Jones ya tiene muchas canas y no está para muchos trotes..., aunque todavía le queda energía para rato. La película tiene un comienzo fulgurante, nada más empezar y ya nos meten de lleno en la historia, a base de metralleta; y la primera aparición de Indiana, mirando la sombra poniéndose el sombrero es realmente emocionante.

Ahora estamos en los años 50, y han sabido adaptar muy bien tanto la situación social como la trama de esta película, ya que la historia sucede en el momento justo. No diré más para no chafarle la sorpresa a los que no la hayan visto.

Harrison Ford está magnífico, se ha metido estupendamente en la piel de nuestro aventurero favorito. El resto de secundarios no tienen tanto carisma como los conocidos de otras entregas (Sallah, Brody o Henry Jones son demasiado grandes), pero cumplen bastante bien. El paso de los años ha traído, como no podía ser de otra forma, otro estilo diferente de hacer los efectos especiales, ahora digitales. Personalmente no le veo el problema, quedan correctos y sobrios y la película no se ahoga en ellos. Impresionante la escena final.

Respecto a la historia..., no hay que darle más vueltas. En el fondo, es Indiana Jones: su cinismo, el aire de aventuras que se respira en toda la película, las peleas (a las que quizás les falta algo de diversidad, eso sí)... El único pero es el tiempo que le roban para mostrar el relevo generacional. Shia Labeouf está correcto, pero no derrocha ni de lejos tanto carisma como Ford, y mientras él protagoniza alguna escena estamos pensando dónde estará Indy. Sin embargo no queda tan mal como yo temía que pudiera pasar.

Los malos. En este caso rusos, liderados por una Cate Blanchett que está imponente en su papel. La trama se ajusta a los clásicos esquemas ya seguidos por otras entregas, no hay giros espectaculares de guión y tampoco complicaciones argumentales. Sólo aventura, que me mantuvo pegado a la butaca durante las dos horas.

Cierto que las tres películas originales me gustan más, pero el factor nostalgia es poderoso... En cualquier caso y, aparentemente, en contra de la mayoría de opiniones que estoy leyendo en foros (y comentarios negativos que llevo leyendo desde el anuncio de su realización, de ahí lo de condenada de antemano), a mi me ha parecido una entrega muy digna, que homenajea la historia de la saga y que nos vuelve a encandilar de principio a fin.

Nota: 8.5.

Spoilers en los comentarios, cuidado.